EL PROYECTO

Mejor cuanto más próximo es un proyecto impulsado por varias entidades riojanas que facilita la venta directa de las productoras y productores de La Rioja al consumidor.

Los objetivos de este proyecto son aumentar las oportunidades del sector agrario riojano, a través de una diversificación de sus fuentes de ingresos, como es la venta directa; dar a conocer los beneficios que entraña esta actividad tanto para los productores, como para los consumidores, el desarrollo rural y la sociedad en general.

También pretende materializar nuevos proyectos de emprendimiento agrario, en el medio rural o urbano, que visibilicen esta tendencia de consumo, cada vez está más en alza, al tiempo que difunde los atributos cualificados de los productos riojanos.

EL PROYECTO

Mejor cuanto más próximo es un proyecto impulsado por varias entidades riojanas que facilita la venta directa de las productoras y productores de La Rioja al consumidor.

Los objetivos de este proyecto son aumentar las oportunidades del sector agrario riojano, a través de una diversificación de sus fuentes de ingresos, como es la venta directa; dar a conocer los beneficios que entraña esta actividad tanto para los productores, como para los consumidores, el desarrollo rural y la sociedad en general.

También pretende materializar nuevos proyectos de emprendimiento agrario, en el medio rural o urbano, que visibilicen esta tendencia de consumo, cada vez está más en alza, al tiempo que difunde los atributos cualificados de los productos riojanos.

ENTIDADES PARTICIPANTES
en el proyecto

El proyecto está promovido por la organización agraria ARAG-ASAJA para poner en marcha la venta directa de productos agrarios en La Rioja y aumentar con ella las oportunidades en el sector.
Además de la organización agraria, cooperan en el proyecto la Indicación Geográfica Protegida Pimiento Riojano, la Asociación Riojana de Ovino y Caprino (AROVI) y los grupos de acción local CEIP-RURAL (Centro Europeo de Información y Promoción del Medio Rural), ADRA (Asociación para el Desarrollo de La Rioja Alta) y RIOJA SURORIENTAL. 
Todo ello, en el marco de una iniciativa emblemática financiada por el Gobierno de La Rioja.

PROMUEVE:

COLABORAN:

FINANCIA:

ENTIDADES PARTICIPANTES
en el proyecto

El proyecto está promovido por la organización agraria ARAG-ASAJA para poner en marcha la venta directa de productos agrarios en La Rioja y aumentar con ella las oportunidades en el sector.
Además de la organización agraria, cooperan en el proyecto la Indicación Geográfica Protegida Pimiento Riojano, la Asociación Riojana de Ovino y Caprino (AROVI) y los grupos de acción local CEIP-RURAL (Centro Europeo de Información y Promoción del Medio Rural), ADRA (Asociación para el Desarrollo de La Rioja Alta) y RIOJA SURORIENTAL. 
Todo ello, en el marco de una iniciativa emblemática financiada por el Gobierno de La Rioja.

PROMUEVE:

COLABORAN:

FINANCIA:

LA VENTA DIRECTA
en La Rioja

En La Rioja ya existen en la actualidad numerosos productores y productoras que venden sus productos directamente al consumidor final. Lo hacen desde su explotación, en mercados o llevando la mercancía al domicilio, restaurante o tienda.

La aceptación de los consumidores de estos productos es cada vez mayor, no en vano, el número de estos productores se mantiene al alza en los últimos años.

PROFESIONALIZACIÓN
de la venta directa

Una de las principales amenazas de la venta directa es la venta fraudulenta que se produce por personas que no están dadas de alta en esta actividad y, por tanto, no pueden emitir factura o ticket de este producto ni garantizar la trazabilidad del mismo.

Para evitar este fraude, que además entraña un riesgo en la salud del consumidor, el productor que vende sus productos directamente debe, estar dado de alta en la Seguridad Social Agraria; declarar sus ingresos agrarios o declarar la PAC.

PROFESIONALIZACIÓN
de la venta directa

Una de las principales amenazas de la venta directa es la venta fraudulenta que se produce por personas que no están dadas de alta en esta actividad y, por tanto, no pueden emitir factura o ticket de este producto ni garantizar la trazabilidad del mismo.

Para evitar este fraude, que además entraña un riesgo en la salud del consumidor, el productor que vende sus productos directamente debe, estar dado de alta en la Seguridad Social Agraria; declarar sus ingresos agrarios o declarar la PAC.